“La pintura abstracta es el mejor camino para una entrega sin reservas” . Admirador de Klee, Kandinsky, Miró y Picasso, Mérida refleja en su obra el mundo mesoamericano en una expresíón geométrica.

Carlos Mérida (Guatemala, 1891 – México, 1984) fue uno de los pioneros latinoamericanos del modernismo. Mérida estudió pintura en París de 1908 hasta 1914 y fue ahí donde conoció a Picasso, Modigliani y a otros de la escuela de París. El inició el primer movimiento en el arte pro-indio en las Américas, siete años antes del comienzo del muralismo mexicano. Aunque Mérida asistió a Diego Rivera en sus primeros murales, su verdadera dirección artística se puede identificar más con Rufino Tamayo. Al igual que Tamayo, Mérida rechazaba la pintura narrativa a grandes escalas, prefiriendo en lugar el encanto íntimo de la pintura de caballete. Los dos artistas comparten el deseo de fundir el modernismo europeo con formas y sujetos específicos a las Américas. La pintura de Mérida tiene tres cambios importantes de estilo: un periodo figurativo de 1907 a 1926, una fase surrealista de los últimos años 1920’s hasta mediados de los 1940’s y un periodo geométrico de 1950 hasta su muerte en 1984.

En 1966 recibe la Orden al Mérito Cultural y Artístico de la Dirección General de Bellas Artes de Guatemala. Condecorado con el Aguila Azteca del gobierno mexicano en 1980, Mérida fallece el 21 de diciembre de 1984.

COMPARTIR