Graciela Borthwick

Las esculturas en madera tienen un fuerte carácter totémico, de presencia firme y contundente en el espacio. Pero, a su vez, transmiten una sensación absoluta de armonía con el mismo e invitan al recorrido. Lo mismo ocurre con las realizadas en tela: se construye una estructura tridimensional muy firme pero a la vez de carácter endeble. No podemos comprobarlo porque está prohibido tocar las obras…qué experiencia tendríamos a nivel perceptual si tuviéramos la posibilidad?. La habilidad de Borthwick radica en suavizar lo duro (madera) y tridimensionalizar lo plano (la tela). La noción de “esculturas blandas” es extensible no sólo a las colocadas en marcos, sino también a las exentas. Nuevamente, madera – tela- cerámica, nos remiten a los materiales primigenios. El táctil es el primer sentido que se despierta frente a las esculturas. Bordes suavizados, texturas pulidas, tela de múltiples colores. Todos los sentidos terminan despiertos en el recorrido. Son obras que llaman al despertar de la percepción.

COMPARTIR